Cómo fijar nuestro perfume natural

En: viernes, junio 3, 2016 Comentario: 0 Hit: 13632

Cuando hacemos nuestras colonias o perfumes naturales, lo que más nos gusta es que ese olor nos envuelva el máximo tiempo posible o que se difunda en nuestro hogar las 24 horas del día. En este post te contamos cómo mantenerlo con nosotros todo el tiempo…

 

Con la perfumería de origen 100% natural vegetal parece que nos cuesta conseguir este objetivo. Vamos a abordar éste tema con un poco más de detenimiento y vamos a valorar las diferentes opciones que existen para que luego decidáis cuál os gusta más.

La mayoría de los perfumes que nos encontramos en la industria cosmética están elaborados con una combinación de esencias procedentes de la naturaleza y de moléculas de síntesis que se mezclan con disolventes y fijadores con los mismos orígenes. Si añadimos que en un perfume se usan más de 100 notas aromáticas, y la mayor parte son sintéticas pues nos encontramos con que al menos 50 notas serán sintéticas y difíciles de imitar de forma natural…

Actualmente, las sustancias que se usan en la industria perfumera se basan en fijadores vegetales y en fijadores sintéticos. Hasta hace relativamente poco tiempo también se obtenían fijadores de origen animal pero afortunadamente, por razones éticas y económicas, han dejado de usarse y se han sintetizado en laboratorio y han acabado en la industria cosmética con la caza furtiva y la crueldad en animales. Vamos a detallarlos todos a continuación:

Los fijadores de origen animal

Es una sustancia oleosa procedente de la secreción de las glándulas perineales del castor. La bolsa glandular que contiene dichas secreciones, era tratada con disolventes volátiles para obtener resinoides y esencias absolutas.  El castor usa esta secreción para impermeabilizar su piel y marcar territorio.  Su aroma recuerda al aroma del cuero.

El almizcle o Musk

Esta sustancia olorosa proviene de las glándulas prepuciales del ciervo almizclero originario de Asia central, llamado Moschus moschiferus. Para obtener el almizcle, se secaba al sol la bolsa almizclera sobre una piedra caliente, o se introducía en aceite caliente. Una vez seco y tras varios procesos, quedaba un grano llamado “grano de almizcle”, que se diluía en alcohol y se dejaba reposar hasta que se diluía totalmente, adquiriendo la tan valorada esencia que se utilizaba en perfumería.

La civeta es un animal parecido al zorro, originario de Etiopía, que segrega en sus glándulas anales una sustancia blanda y parda con olor a amoniaco. Este aroma lo utiliza como reclamo sexual.

El ámbar gris

Esta sustancia también fue muy valorada hace siglos y formaba parte de los perfumes más finos y cotizados. A pesar de ser una sustancia fétida y nauseabunda que procede de los intestinos de los cachalotes, al ser descompuesto por el sol y el oxígeno se convierte en un exquisito aroma que antiguamente valía su peso en oro.

Aunque nos cueste creerlo muchos de los perfumes contienen fijadores con fuertes olores desagradables a sudor y excrementos que al combinarse con otras notas más agradables tienen como resultado perfumes que nos resultan tremendamente seductores. Y esto tiene su explicación porque muchos fijadores imitan o son sustancias presentes también en las feromonas humanas, como por ejemplo, las glándulas apocrinas de hombres y mujeres que contienen almizcle y civeto. Y ahora es el turno de:

Los fijadores sintéticos

Tenemos un largo listado de sustancias químicas que se usan como fijadores del perfume, muchas de ellas como podéis ver en su nombre imitan a los aromas naturales del almizcle, y de ciertos aceites esenciales. Muchos de ellos han demostrado producir dermatitis atópicas e hipersensibilidad en la piel. Esta es una muestra de fijadores sintéticos:

  • Ambrette de almizcle
  • Cetona de almizcle
  • Diacetato de glicerilo
  • Dipropilenglicol
  • Ésteres de alcohol y ácido cinámico. (Considerados como alérgenos)
  • Escatol. (Presente en las heces y en el alquitrán)
  • Ftalato de etilo
  • Fenilacetato de fenetilo
  • Hidroxicitronelal
  • Vainillina
  • Acetofenona

Los fijadores naturales

Aquí tenemos que tener en cuenta que no por ser naturales son inocuos ya que dentro de los aceites esenciales encontramos algunos de ellos que están catalogados como posibles alérgenos y más que prescindir de ellos, tendremos que realizar la oportuna prueba de alergia antes de introducirlas en nuestras creaciones aromáticas. Esta prueba la realizamos de la siguiente manera:

Aplicamos en la cara interna del codo unas gotas del aceite esencial en concreto y en 15 min observamos si se ha producido algún tipo de reacción (rojez, prurito...). Es ese caso mejor no usar los siguientes fijadores:

Haba Tonka y Cassia.  Sus cantidades en cumarinas los relacionan con posibles sensibilizaciones en la piel pues son dermocáusticas.

El hidroxicitronelal natural (presente en las esencias de naranja, mandarina, lima, limón y en los aceites esenciales de sándalo, petitgrain e ylang-ylang).

Sándalo. Aparte de ser un buen fijador, el sándalo contiene sustancias químicas muy similares a las androsteronas presentes en el sudor masculino y en la saliva.

 

Otros aceites esenciales fijadores son:

Bergamota

Rosa

Jazmín

Litsea cubeba

Patchouli

Vetiver

Cedro

Madera de amyris

Resinas:  Mirra, Bálsamo del Perú, Bálsamo de Coapiba…

Extracto de corteza de cítricos

Glicerina. Es un buen sustituto del fijador sintético, que a la vez perfume nos hidrata la piel, contrarrestando el efecto del alcohol en colonias de niños.

Escualeno vegetal. Procede del aceite de oliva, es una sustancia que está presente en nuestro organismo y que nos hidrata en profundidad. Indicado para perfumes a base de aceite.

Cera de abejas. También nos sirve de fijadores de olores, sobre todo para los perfumes sólidos.

¡Y os dejo con esta receta para que hagáis vuestras mezclas! Y recordad, el mejor perfume ¡se huele de cerca!...

 

Etiquetas: perfume natural fijador

Comentarios

Deja tu comentario